El cáncer de colon se le considera un problema sanitario, es una de las enfermedades que causan más muertes en el mundo.

La posibilidad de curar dicho cáncer depende del estado del tumor inicial,  realizando varios estudios se puede dar un diagnóstico y se pueden ver los riesgos, por eso es muy importante valorar la extensión del tumor, dentro y fuera de la pared intestinal, y observar si hay o no adenopatías o agrandecimiento anormal de ganglios linfáticos.

La recidiva locorregional es más frecuente en el cáncer del recto, que en el cáncer de colon de metástasis en el hígado o abdomen.

Entre el 15 o 25% de los pacientes con enfermedad recurrente local tienen la posibilidad de extirpar el tumor y curarse, sin embargo, en algunos casos después de 5 años la persona puede morir por una enfermedad metastática no detectada en otros sitios.

Seguidamente veremos la función que desempeñan las imágenes con PET-FDG, es que se ven más precisas antes de la extirpación con fines curativos, también sirven para confirmar hallazgos equívocos de estudios de imágenes convencionales antes de iniciar el tratamiento.

Cabe destacar que el PET no detecta tumores pequeños ubicados en la mucosa o submucosa.  Las imágenes de PET son muy superiores, ya que, detectan metástasis a distancia, como por ejemplo en el hígado, huesos y pulmón;  también cuando se evalúa una enfermedad que vuelve aparecer.

Es importante saber que el PET suministra imágenes de cuerpo entero y también identifican sitios de enfermedad no sospechada en pacientes con recidiva local antes de la resección o extirpación quirúrgica.

Tiene alta sensibilidad y una mayor exactitud para la detención de metástasis hepáticas y se ha demostrado ser superior a las convencionales para la detención de metástasis extrahepáticas.

Los hallazgos del PET cambiaron el manejo del paciente en la mayoría de los casos, también ayuda mucho a bajar los costos, identificando a los pacientes que no serían beneficiados con la cirugía.

Es fundamental saber diferenciar entre cicatriz y posible tumor, ya que, es importante para el manejo adecuado del paciente y como determinar si el paciente  con una posible reaparición del cáncer se puede curar o no.

El porcentaje de sobrevida después de 5 años de realizada la cirugía de una recidiva local es muy bajo.

Es muy satisfactorio saber que el PET con FD es usado eficazmente para diferenciar recidiva local de cicatriz luego de la cirugía, radioterapia y también tiene la ventaja de proporcionar imágenes de todo el cuerpo, que pueden revelar sitios de enfermedades recurrentes  no locales.

( Haga click aquí para ver el articulo)

 

Karina Sossa Vargas.