Este artículo nos habla de cuatro conceptos que me parecen muy importantes definirlos para su mejor comprensión.

Primero la Radiounmunoterapia

Es un tratamiento del cáncer que consiste en inyectar anticuerpos monoclonales marcados con un compuesto radioactivo, que destruirían las células cancerosas por varios frentes. Estos anticuerpos marcados reconocen las células del tumor y se unen a ellas, llevando de este modo el radiofármaco directamente al tejido del tumor. Los anticuerpos marcados pueden ser administrados por vía intravenosa, directamente en una arteria, subcutáneamente o directamente en una cavidad del cuerpo, como el útero. Una ventaja de este tratamiento es que puede ser utilizado para tratar metástasis (zonas alejadas de la lesión o tumor de origen a las que el cáncer se ha extendido) que no son visibles por medios de diagnóstico, ayudando de este modo a eliminar la extensión de la enfermedad.

Segundo la Quimioterapia

Tratamiento médico basado en la administración de sustancias químicas (fármacos). Suele reservarse para los fármacos empleados en el tratamiento de las enfermedades neoplásicas que tienen como función el impedir la reproducción de las células cancerosas. Dichos fármacos se denominan medicamento citotástico, citostáticos o citotóxicos. La terapia antineoplásica tiene una gran limitación, que es su escasa especificidad. El mecanismo de acción es provocar una alteración celular ya sea en la síntesis de ácido nucleico, división celular o síntesis de proteínas. La acción de los diferentes citostáticos varía según la dosis a la que se administre. Debido a su inespecificidad afecta a otras células y tejidos normales del organismo, sobre todo si se encuentran en división activa. 

Tercero El linfoma no-Hodgkin

Es un tipo de cáncer que surge en los linfocitos, un tipo de glóbulo blanco de la sangre. Se denomina de este modo para distinguirlo de la enfermedad de Hodgkin, un subtipo particular de linfoma. De hecho, es un término que incluye muchas formas diferentes de linfoma, cada uno con sus características individuales.

Los linfomas constituyen nódulos que se pueden desarrollar en cualquier órgano. La mayoría de los casos empiezan con una infiltración en un ganglio linfático (nodal), pero subtipos específicos pueden estar restringidos a la piel, cerebro, bazo, corazón, riñón u otros órganos (extranodal). El diagnóstico del linfoma requiere una biopsia del tejido afectado. El tratamiento del linfoma de bajo grado puede ser defensivo, pero el linfoma no-Hodgkin de alto grado se trata normalmente con quimioterapia y a menudo con radioterapia. En pocas palabras es un cáncer del tejido linfoide, que abarca los ganglios linfáticos, el bazo y otros órganos del sistema inmunitario.

Cuarto inmunoterapia

La inmunoterapia (también llamada terapia biológica o bioterapia) es un tipo de tratamiento para el cáncer que utiliza el sistema inmunológico del cuerpo para combatir el cáncer. Los médicos y los investigadores no están seguros sobre la forma en que la inmunoterapia trata el cáncer. Sin embargo, piensan que puede actuar del siguiente modo: al detener o retrasar el crecimiento de las células cancerosas; al impedir que el cáncer se disemine a otras partes del cuerpo; al ayudar a que el sistema inmunológico sea más eficaz en la eliminación de las células cancerosas.   Hay varios tipos de inmunoterapia, incluidos los anticuerpos monoclonales, las inmunoterapias no específicas y las vacunas contra el cáncer.

Ahora después de haber comprendido que es cada concepto; me parece importante comentarles que me pareció muy interesante  porque no solo vimos que tipo de tratamientos existen si no también que hay enfermedades que pueden recibir mejores tratamientos que los que utilizamos actualmente.

Como vimos en el artículo la radioinmunoterapia  actúan primariamente matando a las células tumorales a través de la emisión de radiación por partículas cargadas. Tratando de irradiar a  los sitios tumorales y  actuando selectivamente y  evitando o disminuyendo la irradiación a los tejidos vecinos. Los que me pareció excelente ; que un tratamiento pueda  mejorar en la calidad de vida de los pacientes.

Lo malo del maravilloso RIT es que aunque  ha demostrado indudable eficacia en los pacientes con el linfoma no-Hodgkin  y  para otras enfermedades también . No obstante, uno de los argumentos para continuar utilizando a la QT y al rituximab como primera línea o segunda linea de terapia es el aparente excesivo costo de la RIT en relacion a las otras terapias. Aunque  no se debe olvidar que la administración de la RIT consta de tan solo una dosis de terapia que es completada en una semana. Cuando los costos de la RIT se comparan con los costos del esquema completo de QT y rituximab, la RIT muestra el menor costo para el paciente o la institucion. De la misma manera, cuando es analizado el beneficio otorgado por la RIT gracias a su mayor efectividad en relacion a los años de vida salvados, al menor numero de hospitalizaciones, al menor numero de consultas, estudios de laboratorio y de gabinete, y al menor numero de visitas hospitalarias, el alto costo de la QT y rituximab se nota facilmente.

Con todo esto me parece que seria muy positivo que utilicen este tipo de tratamientos en nuestro país para mejorar la vida de muchas personas que pasan su vida en tratamientos de QT y que sufren tanto por  todos los enfectos de este tratamiento teniando algo tan novedolo que podemos utiliza para no solo mejorar un paciente sino mejorar la salud de nuestro país.

(Haga click aquí para ver el articulo) 

 

Karina Sossa Vargas.